Padres que no dejan vivir



Padres que no dejan vivir

         Es muy común en nuestras sociedades latinoamericanas que la familias no tengan límites a la hora de crear un proyecto de vida, muchas veces los padres sienten que por medio de sus hijos tienen una “segunda oportunidad” para vivir, nada más alejado de la realidad, en esta oportunidad analizaremos a los padres que impiden que vivamos.

         Lo primero que debemos entender es lo relacionado al proyecto de vida, este es un plano de cómo deseamos ser en el futuro, para ello usted con sus decisiones diarias va creando un puente hacia la meta, ahora bien, en algunas familias no funciona de esa forma, van creando frustraciones colectivamente y la más grave de ellas es usar a un hijo para que sirva al padre hasta el momento de su muerte.

         Este padre va creando una serie de apegos y manipulaciones emocionales que van a terminar por destrozar la voluntad de este hijo que finalmente no va poder desear una vida propia uniéndose de manera toxica a su padre.

         Para crear una forma más sana de interactuar hay que comprender el enorme valor que tienen los límites para crear espacios de convivencias sanos donde todos podamos reconocernos como seres individuales que tienen decisiones y consecuencias propias. Usted no tiene el derecho como padre de quitarle la voluntad de vivir a su hijo y mucho menos que “pague” por las decisiones que solo usted tomó.

         Para poner un ejemplo sencillo, supongamos que usted como mujer no logró tener una relación de pareja estable, ahora a cierta edad cree que no podrá conseguirlo y siente que la partida de su hijo es una señal de traición al “proyecto de vida” el cual solo incluye sus deseos sin tomar en cuenta los de su hijo, allí está el ejemplo más claro de todos, usted debe asumir la consecuencia de sus actos no endosar esa carga a su hijo.

         A la hora de trabajar este enorme desafío familiar les recomiendo los siguientes tips:

1.    Usted como hijo de apoyar a sus padres pero jamás permitir que esto le perjudique sus planes, recuerde que debe respetar su proyecto de vida, colaborar pero jamás sacrificarse.
2.    Usted como padre debe asumir la consecuencia de sus actos, dejar que sus hijos vuelen en paz sabiendo que usted se hará cargo de sus circunstancias.
3.    El deber de un padre es ser la guía, el amor no significa apego, al contrario, significa despegarse del hijo para que vuele en paz.

Finalmente no alimente la idea que usted es el dueño de la vida de su hijo, usted tiene el honor de acompañarlo a ser una gran persona.

         

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres