Sobre la Tragedia de Orlando




Sobre la tragedia de Orlando
¿Estamos perdiendo el equilibrio?

     A lo largo de estos últimos años pareciera que los conflictos entre las tendencias opuestas lejos de buscar su equilibrio y respeto natural se han incrementado de manera exponencial. En esta oportunidad vamos analizar con franqueza el significado psicológico de un evento cercano (en tiempo)  pero que puede servir de referencia para entender las razones que los motivan.

     Lo primero analizar es el contexto en el que nace, al parecer una persona con tendencia religiosa donde se cree que una determinada expresión emocional y sexual no son “apreciadas” por el contexto religioso en la que esta persona se desenvuelve lo impulsa acabar con esa “amenaza” de manera violenta, el saldo es por todos conocidos hasta el momento.

     Es importante resaltar acá el papel que juega la religión en el sujeto social, esta brinda un espacio para que las personas no se sientan “vacías” frente a lo desconocido lo cual le generaría una angustia mayor, la religión viene a darte un soporte espiritual necesario para vivir de manera medianamente estable.
     El problema a todo esto radica en la situación social en la que esta persona con ideales religiosos se desenvuelve, allí radica el inicio del problema y el motivo que me impulsa a escribir este análisis. Muchas veces en redes sociales se puede apreciar las repercusiones que este hecho significa para la comunidad en general y cómo está en su afán de respuestas culpabiliza a otros o a todos los que pertenecen a determinado grupo religioso para al agruparlos a todos estar atentos frente a la próxima “amenaza”.

     Ahora bien, una vez con las piezas colocadas en la mesa vamos a armar con detalle cada hecho y su significado tanto psicológico como sociológico, en primer lugar vivir en un territorio pero tener y practicar costumbres diferentes a él siempre será foco de problemas, en el caso que estamos analizando esta persona de origen religioso diferente al imperante en Estados Unidos que se rige por valores opuestos es el estímulo inicial.

     El otro factor a tomar en cuenta en la baja tolerancia con las expresiones diferentes que dicha religión tiene con los otros, si usted vive en un lugar donde practican hábitos diferentes a los propios no ataque, mejor observe y respete lo que está viendo recuerde la mayoría de los que le rodean no practican esa religión y eso no quiere decir que se “desviaron del camino” porque no es su esquema de valor, eso no los hacen malos sino diferentes.

     Es importante destacar el papel que tiene las leyes y permitir que todo se desenvuelva de manera fluida entre las diferentes expresiones sociales, a veces, por ganar un determinado puesto en el estado muchos candidatos fomentan la división como mecanismo para captar personas que a la larga llevan a crear este tipo de expresiones, busquemos entonces darle valor a quienes puedan hacer una labor de conciliar entre los diferentes no aumentar sus diferencias.

Hacer un llamado de atención frente a esto es importante, hay que revisar la manera como me expreso en todos lados hacia lo diferente que supone una forma de violencia “silenciosa” pero igualmente dañina que socaba el valor social más importante: Vivir en una sociedad donde los diferentes tengan un espacio para existir en paz y con respeto a sus creencias.

     Finalmente, vamos a crear una mejor sociedad, en estos momentos lo que estamos viendo en el mundo es el fruto de la ignorancia y posiblemente el impacto que muchos de nosotros sin querer hemos alimentado las diferencias atrincherándonos en valores que quizás si lo analizamos bien son los mismos pero con otras formas para decirlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres