El Fanatismo




El fanatismo
“El problema más grande del siglo XXI”
Fray Martínez

     Desde que el ser humano ha estado habitando esta hermosa tierra ha llegado a crear diferentes ideas sobre cómo realizar los cambios en ella, el problema es cuando la visión de unos tiene su oposición en otros, allí han actuado las emociones y los supuestos para generar el problema de mayor envergadura en este siglo El fanatismo.

     Vamos a definir con claridad el concepto de fanático para la RAE: 1. adj. Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas.

     Cuando lo analizamos desde el punto de vista psicológico en el fanatismo la persona intenta desplazar su descontento a nivel emocional hacia una supuesta idea que tiene que defender “A toda costa”, eso ocurre con mucha frecuencia en el fanático religioso, el descontento es emocional porque observa como religiones siguen otras costumbres diferentes a la propia y la frustración emocional es desplazada a la idea supuesta que la religión que practica es la única forma de llegar a la elevación espiritual.

     Revisando las religiones nos damos cuenta que todas buscan el bien común, todas buscan amar a los semejantes, el problema radica en que los practicantes de esas religiones creen que la propia es la única.

     Los problemas principales del fanático no son las ideas, el fanático nos hace creer que su inconveniente es la diferencia de ideas o hábitos con respecto a cómo llevar a cabo una actividad, pero el conflicto radica en la frustración y el inmenso egoísmo del fanático para comprender que existen otras personas con diferentes hábitos.

     El fanático ensucia su lenguaje, intenta llevar a su interlocutor a los más bajos instintos animales de supervivencia, es por ello que jamás acepta razones de ningún tipo porque simplemente no las quiere ni su cerebro lo admite, el fanático es emocional, es totalmente visceral, lo único que acepta es que se sumen a su propuesta, cualquier muestra de desacuerdo es tomado como deslealtad.

     Para comprender la mente del fanático realicemos un pequeño ejercicio, piense en su equipo, grupo religioso o cualquier afición que tenga y que se considere un poco fanático de ello, si no tiene ninguna entonces piense en un amigo o familiar que reconozca es fanático, cuando lo tenga presente examine rápidamente como dice las cosas y continúe con la lectura.

     Podemos observar 3 elementos fundamentales todo fanático es Irrespetuoso, considera toda oposición a sus ideas una deslealtad, cree que lo que siente es lo que se debe sentir.

     Como vemos el fanático tiene inmensas distorsiones cognitivas, elabora una serie de supuestos que considera son la Verdad, nada más alejado de eso, porque cuando “piensa” en realidad el fanático siente.

     Entonces ¿Qué podemos hacer para mediar con un fanático? En principio nada, debemos nosotros comprender que con razones y argumentos no lograremos nada con un fanático, ellos no piensan.

     Quizás parezca dura la afirmación del párrafo anterior pero ¿Cuántos ejemplos hemos visto de fanáticos respetuosos, racionales?, lo que podemos hacer frente a un fanático es calmarnos nosotros, no caer en el juego visceral y destructivo donde va a querer llevarte, es necesario tener cabeza fría y pensar.

     Cuando el fanático puede comenzar a comprender que existen distintas vías pero que todas tarde o temprano nos va a llevar al mismo destino de crecimiento, entonces comprenderá que su creencia es solo eso una creencia, sus hábitos son solo eso unos hábitos, las opiniones no son verdades, las verdades se puede obtener con una fórmula: Tesis, antítesis y síntesis, pero existen muchas fórmulas como pensamientos y hábitos, no existen únicas formas existen distintas formas, pero tengamos la seguridad que todas tarde o temprano nos llevará a la verdad.

     Cuando comprendemos que nada es bueno ni malo, simplemente Es, cuando comprendemos que todas las opiniones se pueden entender sin hacerle daño a nadie, cuando hacemos algo y respetamos lo que hacen los otros estaremos dejando de lado ese inmenso conflicto de nuestro mundo, la humanidad necesita dejar el fenómeno del fanatismo.


     Les deseo claridad en la mente y un corazón siempre dispuesto a amar.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres