La mentira



La mentira

   La mentira es un tema complejo para los seres humanos, muchas veces tendemos a pensar que nuestra percepción es una verdad y que para nosotros está bien, en esta oportunidad analizaremos La mentira.

     No se puede hablar de la mentira sin su antagonista natural, la verdad, desde que los filósofos griegos comenzaron esta travesía por determinar la verdad muchas son las conjeturas al respecto, quizás el elemento común por el que se rige la sociedad occidental actual es la que promovieron con mucho éxito los filósofos Sofistas, para ellos la verdad es relativa, cada uno de nosotros tiene “Su verdad” y deben ser respetados sus verdades en función de la convivencia social.


     En este punto del análisis se hace muy denso determinar en qué medida es verdad las cosas que observamos, para ello, vamos a recurrir a un psicólogo cognitivo muy famoso, Jean Piaget, propone que la realidad es un constructo, por tanto, determinar a ciencia cierta que es verdadero o falso, bueno o malo, no es una cuestión que podamos medir con algún instrumento, es algo que existe en nosotros.


     De esta forma quizás creamos por cierto lo que dicen los filósofos Sofistas, sin embargo, es en este momento donde todos somos presos de ellos, recordemos que ellos entrenaban a los políticos griegos para con sus discursos “Enamorar” a las masas y de esta forma conquistar el poder.


     Reconocer que la realidad se construye en base a nuestra percepción no es para nada sugerir que la verdad es relativa, nada más alejado, reconocer que tengo una percepción es determinante para comprender como un evento o situación puede ser comprendido como la mayor calamidad o la mejor oportunidad, como un mismo evento puede ser el inicio de una nueva vida o el fin de una etapa.


     Ahora viene lo interesante, la pregunta sugerida al análisis seria ¿Mi percepción es la verdad?, la respuesta es NO, la realidad o la verdad están fuera de nuestra percepción, en la realidad que comenzaremos a asumir es la verdad, existen todas las formas interpretativas que podamos establecer, la realidad no es buena ni es mala simplemente ES, quizás esta frase comienza a dibujar otra idea, si la realidad simplemente ES, las acciones al respecto o las consecuencias frente a lo que ocurre es mi entera responsabilidad, ahí descansa la idea fundamental de este artículo, somos absolutos responsables de las acciones que vamos a realizar luego de que las cosas pasan.


     Para citar un ejemplo que haga aún más comprensible esta lectura quisiera revisara un evento que haya sido interpretado para el momento como una desgracia o un evento difícil pero que ahora lo veamos con otra perspectiva e incluso cómica, como vemos la compresión de la realidad lleva tiempo pero cuando comprendemos sus causas y consecuencias podemos incluso pensar “Que tonto fui al armar un drama con eso”, allí viene la idea fundamental, las cosas que nos ocurren son simplemente consecuencias de o no atacar las causas o promoverlas con nuestras acciones diarias.

Si nuestra vida la sentimos como que no corresponde con lo que aspirábamos entonces preguntémonos ¿Qué hay de realidad en esta situación? Al contestarse nos daremos cuenta que podemos ver la parte con mayor optimismo que estábamos dejando a un lado o por el contrario tomaremos medidas de seguridad ante una decisión temeraria que no toma en cuenta prevenir los riesgos potenciales.

Nuestra vida tiene claros y obscuros pero eso no significa nada, somos seres duales, pero eso no significa nada, lo importante es que hacemos con lo que somos, si aprovechamos todo lo que nos ocurre en función de aprender de estas experiencias entonces no tendremos necesidad de armar dramas, el drama es una mentira, la realidad no tiene porque llenarnos de drama porque las lecciones se aprenden, nada más que eso.

La mentira nos lleva a creer que vivimos en un mundo triste, amenazante, un mundo sin esperanzas donde todos son malos, donde nada va a cambiar, ahora quisiera que te preguntaras si eso es cierto ¿Qué sentido tendría nuestra existencia?¿Qué sentido tendría conocer esto si no podemos cambiarlo?, si estamos en este mundo en este tiempo es porque necesitamos ver la oportunidad, saber que existe tristeza, amenaza, desesperanza, pero que también existen la esperanza, la oportunidad, el amor sincero, la alegría y que ambas conforman la realidad es nuestra obligación humana reconocer nuestras sombras amarlas y llevarlas a la luz, todo es necesario para crecer, vuelve a la realidad con mayor optimismo, en la realidad TODO es posible.


        

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres