Introvertido o extraverdido





Introvertido o extravertido

     Al nacer nuestros padres comienzan a categorizarnos y con ello a llenarnos de supuestos que sin intención (nuestros padres quieren siempre lo que consideran mejor) pueden marcar nuestras tendencias, en esta oportunidad vamos a desglosar nuestra personalidad ¿Eres introvertido o extravertido?.

     Como expliqué en la introducción tenemos unas tendencias que se desarrollan conforme la interacción con el ambiente y nuestra capacidad de adaptarnos a él nos llevan a tomar ciertas decisiones, así teniendo un escenario digamos donde somos reprimidos cuando expresamos ciertas ideas pudiera ser el detonante de una personalidad introvertida.

     Analicemos con detalle una personalidad introvertida según la psicología es cuando el individuo tiende a poner entre la percepción del ambiente y su obrar una opinión subjetiva o interna que no proviene de este. No siguen las condiciones exteriores sino que elige como definitivas las interiores. No siguen las convenciones sociales al elegir su futuro, su forma de vestir, o su nivel de moral.   

     Desarrollan su mundo interior con gran capacidad y muchas veces pueden ser tildados de raros por poseer una personalidad que no sigue las convenciones socialmente aceptadas, lo cual a la larga puede traerle problemas en la adaptación y ser el caldo de cultivo para sentirse como “si no hay lugar donde encajar” que finalmente termina en depresión.

     El individuo extravertido piensa, siente y obra en relación al objeto o ambiente; toma sus determinaciones por lo que viene desde fuera, tanto si se basa en objetos materiales como en el conocimiento externo común a su cultura; tiene una moral basada en la convención social, que más que una adaptación, es una acomodación, ya que no le serviría si se cambia de cultura, o si está en una subcultura errónea. Esta necesidad de querer adaptarse constantemente a los diversos ambientes donde se desenvuelve lo puede conducir a crear cuadros ansiosos porque no podemos encajar ni caerle bien a todos.

    
     A primera vista tenemos un escenario caótico, decantarnos por ser Extravertidos o Introvertidos tiene consecuencias que pueden llegar a ser delicadas y la opción rápida de tomar el camino del medio es una falsedad por una razón fundamental podemos ser introvertidos o extravertidos, nuestra personalidad a los 6 años cuando comienza a ser única se plantea solo una de las 2 tendencias.

     Ahora bien, en estos años de recorrido por pacientes, alumnos a quienes he tenido el gusto de dar clases, conferencias que he podido participar he llegado a la conclusión que el ser humano es maravilloso, lleno de potencialidades y así les planteo una alternativa.

     Comencemos con el símil de la pareja, nosotros los hombres no vamos a dejar de ser hombres porque tenemos una pareja femenina, pero desarrollamos en este contacto maravilloso que tenemos con nuestra pareja TOTALMENTE opuesta a nosotros una conexión extraordinaria a tal nivel que mientras más pasan los años comenzamos a hacer cosas que antes consideramos que no podíamos, así el hombre sigue siendo hombre pero comienza a explorar y sacar a la luz su lado femenino ese que también es porque todo somos una sola cosa, en apariencia distintos pero en esencia iguales.

     No dejamos de ver deportes en la televisión pero sabemos cuándo hacerlo, reconocemos que somos desordenados pero sabemos que a nuestra pareja le gusta el orden y negociamos instancias donde serlo e instancias donde dejar rienda suelta a lo desordenado que somos, así se desarrolla una pareja que tiene mucho en común y que aprecia las necesidades del otro.

     En este orden debemos trabajar con el tema de la introversión extraversión, si tenemos una personalidad introvertida no vamos a dejar de ser así, pero tenemos que reconocer que no podemos serlo en todos los aspectos y que si nuestro trabajo por ejemplo requiere de la expresión de ideas y emociones tenemos que hacerlo, saber que tenemos mucho dentro de nuestro corazón pero que de nada sirve si no compartimos al menos una sala de esa casa maravillosa que constituye la psique de una persona introvertida.

     En cambio sí hemos prestado demasiada atención al mundo, es decir, somos extravertidos entonces debemos darnos un espacio y preguntarnos ¿Cuáles son mis límites?, reconocer que los tengo y que no es malo tenerlos, al contrario es supremo y liberador poder decirle al otro que no puedes o no quieres cumplir en este momento con lo que requiere de ti, que no estamos en este mundo para complacer al otro sino para compartir experiencias a la par, sin que nadie nos pueda manipular, entender que tenemos un mundo interno pero que hemos dejado a un lado y que hemos cuidado demasiado el jardín pero que dentro de la casa no tenemos muebles, debemos crear espacios para nuestro desarrollo interno.

     La manera es al igual que la pareja dándonos espacio, escuchando lo que dicen los otros pero también atendiendo a las necesidades internas, reconocer que pertenecemos a un mundo pero que también debemos tenernos respeto cuando tomamos una decisión.

     A modo de conclusión para desarrollar nuestro máximo potencial debemos alinear nuestras aspiraciones con las aspiraciones colectivas y de esta manera generar canales de comunicación efectivas, agradecido por que hayamos establecido este dialogo invisible y mágico donde de alguna forma entras en mis pensamientos y nos sentamos a conversar en este instante, agradecido por estar frente a estas líneas participando de estas reflexiones, le deseo claridad en la mente y un corazón siempre dispuesto a amar.
    
         

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres