¿Controlar o fluir?





¿Controlar o fluir?

    En la vida existen dos elementos clave para poder transformar nuestra realidad, uno de ellos es la toma de decisiones y la otra en la cual se va a basar nuestro análisis en esta oportunidad, controlar el mundo o fluir con él.

     Como ya se ha hablado en otras oportunidades, Noam Chomsky nos advierte en su gramática generativa el poder que tienen nuestras palabras para crear una visión sobre nuestro entorno, en este pequeño análisis trabajaremos un tema extenso con la idea de reconocer de qué manera estamos manejando nuestra experiencia de vida.

     Cuando nos presentan al mundo por primera vez, lo vemos desde la perspectiva de Papá y Mamá, ellos con lo que creen saber nos aportan una visión, nosotros decidimos si creer en eso o crear una nueva visión, sin embargo, de alguna forma ellos marcarán una pauta a seguir en la forma como experimentamos las situaciones que vivimos.

     Luego vienen esos años maravillosos para nosotros donde podemos empezar a Controlar nuestro entorno, comenzamos por NO y en adolescencia comenzamos a sentir que realmente nuestra vida nos pertenece, que podemos “volar” a donde queramos, como dije anteriormente 3 palabras son claves en la vida Decisión, Controlar, Fluir, decisión la dejaremos para otra oportunidad.

     Si decido controlar el mundo siento que puedo con todo, el sentimiento de poder hacerlo desvía mi atención todos los días, quienes son controladores saben que como los adictos cada vez necesitan controlar más lo que les pasa, no se limitan y empiezan por controlar lo que pasa en sus vidas y terminan controlando a TODO su entorno, lo cual les trae una serie interminable de conflictos.

     Ahora bien, pareciera que controlar el mundo es algo “necesario” porque si no “todo sería un caos”, pero analicemos con más cuidado, cuando controlo mi mundo no dejo espacio para nadie, tomo control hasta de mis seres queridos y dirijo su vida en función del “Bien” que termina siendo TU voluntad, lo cual nos trae enormes dificultades porque el mundo ya existe y tiene sus reglas, los otros tienen su vida y quieren aprovecharla.

     Es allí en entender que los demás también existen donde la palabra Fluir tiene su razón de ser, cuando dejo que las cosas fluyan, sin caer por supuesto en el conformismo, puedo entender el enorme sistema que está afuera de mí, que muchas veces escapa a mi comprensión y que me sostiene aprendiendo, podemos inspirarnos y elevar nuestra conciencia para tratar de identificar a que nos referimos cuando decimos “sistema”, podemos decir “La mano de Dios”, “las leyes del universo”, “la vida” pero simplemente concentremos nuestra mente y digamos que existe un sistema más allá de nuestra comprensión.

     A modo de ejemplificar ese sistema, supongamos que tenemos por cualquier motivo importante (Negocios o familia) que viajar en avión, quienes son controladores compran el pasaje anticipado, se aseguran de la calidad del servicio de la aerolínea, llegan a preguntar hasta de qué tipo de material son los asientos, a qué hora llega al destino, entre otros.

     Siguiendo con el ejemplo anterior resulta que esa persona se levanta tarde por algún extraño motivo y “siente” que no debe volar ese día, todo controlador deja de prestar atención a lo que su sentir expresa, deja a un lado esa idea y se enfila a buscar su vuelo, porque “así está planificado”, agarra taxi y hay cola, se molesta con el tráfico, con el señor del taxi que no es responsable que exista la cola, llega tarde al aeropuerto y ve para su asombro que el vuelo partió, allí en esa situación el controlador siempre responsabiliza a alguien más y se va molesto a su casa, pero resulta que cuando ve las noticias de ese día el vuelo donde esa persona iría se estrella, y si estuviese allí hubiese muerto.

     En el ejemplo anterior quizás nos parezca muy cliché, nos parezca bueno “se salvó, por suerte”, como he mencionado en este análisis, el sistema escapa a nuestra compresión y muchas veces nuestra racionalidad humana no nos permite comprenderlo, propongo en este estudio la palabra Fluir porque para sorpresa del lector complementa la palabra Controlar, quizás tu mente racional haya pensado que Controlar y Fluir, eran palabras irreconciliables pero resulta que la propuesta que dejo para tu comprensión es que utilices ambas en función de lo que el sistema también propone.

     A modo de ejemplificar nuestro análisis planteo de nuevo el mismo ejemplo, el vuelo, no es negativo conocer la aerolínea, ni su calidad de servicio, pero tampoco podemos “empeñarnos” en que sea una aerolínea “porque tiene que ser esa”, también debemos fluir con lo que el sistema nos presenta, escuchar su invisible presencia y saber tomar una decisión, cuando queremos algo muchas veces nos cegamos por completo, los invito a que Fluyan con lo que pasa, continuemos con el ejemplo, si ese día se levantaron con la idea en el corazón, presten 1 minuto atención a lo que su corazón tiene para decirles, nunca olviden lo sabio que es ese ser interno que tenemos todos.

     En ese minuto de reflexión profunda sobre lo que comenzamos a sentir, preguntemos ¿Quién habla?, podemos encontrar que ese “Sentir” no es más que la expresión del miedo que es normal que vamos a sentir, al ser humano le dificulta el cambio, poner en riesgo su vida, o simplemente hacer algo diferente a su rutina, si es el miedo el que habla escúchenlo, si después de hacerlo dicen: “Agradezco que existas, para cuidarme pero también quisiera arriesgarme a conseguir esto que me he preparado” salgan a la calle con la mejor actitud.

     Si existe trafico imprevisto por ustedes, presten atención a la señal del sistema, y digan hacia ustedes “Si esto es para mí, si debo o no viajar, dejo eso en tus manos Dios o sistema” verán el enorme poder que tiene el sistema o Dios como quieran llamarlo, porque están fluyendo, no están presionando, controlando para que eso ocurra, tampoco debemos ser pasivos, pero digamos hacer lo que nos corresponde y NO METERNOS con el sistema y sus enseñanzas, si el vuelo es para ti, verás como esa cola se va, el señor del taxi encuentra una vía alterna, y llegas a tu aeropuerto a tiempo, vuelas y disfrutas de tu experiencia.

     Si el vuelo no es para ti, y te empeñas posiblemente, te molestes con el “mundo”, llegues a tu destino con rabia por lo que tuviste que pasar, quizás el negocio se cae, porque estas forzando las cosas, y nada es este mundo se presiona, todo fluye, entonces para resumir, Controlar y Fluir son complementarios, existen cosas que deben ser controladas, digamos nuestra parte de la historia de vida, pero hay que estar muy atentos a no forzar y simplemente dejar fluir lo que nos pasa.

     De esta manera, y a modo de conclusión podemos hacer nuestro trabajo constante hacia los objetivos que nos hemos trazado, sabiendo que si no se dan en la vida material es porque existen alternativas mejores que no estamos viendo hoy, quizás mañana tampoco veamos pero que si nos mantenemos aprendiendo y superándonos veremos que existen alternativas que nos brindan mayores satisfacciones, te invito desde hoy a Controlar hasta donde te corresponde, controlar solamente TUS decisiones, y fluir con las propuestas que tienen los otros sobre SUS vidas, no desanimemos a nadie, es posible que estemos con eso cortando las alas de un gran sueño que está por cumplirse, “Bendito sea el tiempo que todo lo transforma, bendita mi acción que me lleva a donde sueño, y bendito el momento cuando el sistema se alinea con mis sueños y se hacen realidad en el espacio de lo posible, La tierra” Fray Martínez.       

Comentarios

  1. Muy romántico todo el contenido, ¿pero que hacemos con el Neo-Liberalismo que están aplicando algunas potencias a sus pueblos, sin mas intereses que el de un grupo de privilegiados?, a cada momento golpean los sueños de muchos soñadores del planeta debido a su egoísmo, tan egocéntrico, tan redundante como las dos palabras antes escritas. Los hombres transforman y el tiempo solo es testigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más importante es la historia que te estes contando si crees que esas personas o las "Potencias" podran contigo y tus ideales, pues ya esta le diste todo el poder, tal vez el romanticismo es lo que genera los grandes cambios, como la revolución francesa y sobre todo la revolución americana, no debemos temer al romanticismo, ni a nada más bien debemos dejar de contarnos la historia que alguien más puede por encima de nuestra voluntad creativa, Saludos

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres