¿Es necesario emprender?



¿Es necesario emprender?

        Normalmente nos han condicionado a vivir basados en el miedo y la contradicción, en esta oportunidad vamos a responder una pregunta clave para dejar ir una vida ordinaria y acercarnos a una extraordinaria, analizaremos: ¿Es necesario emprender?

         Nuestra educación en casa ha sido basada en el miedo y la contradicción, miedo por la necesidad que nada “malo” nos pase y contradicción por un lado evitando arriesgarnos y por otro añorando una vida diferente, en ello puede pasarse la vida entera hasta que una decisión tomemos.

         Emprender en el siglo 21 no es una materia para los “Millenials” es una tarea obligada para quienes desean mejorar su vida, la única manera de hacerlo es saliendo del molde, dejando de estar en la fábrica como “uno más”, la sociedad está cambiando de paradigmas y nosotros debemos “tomar el bus” hacia el verdadero amor: Emprender.
        
         Comenzaremos diciendo que emprender es utilizar todo tu potencial para de alguna forma llenar un espacio, una necesidad que tienen los otros, emprender puede ser tan simple como reconocer un problema que existe, revisar tus talentos y poner en la mesa una respuesta a ese problema de esta manera estaremos mejorando todos.

         Para emprender se necesita valentía y asumir riesgos algo que definitivamente nuestra neurosis desea evitar vivir a toda costa, nosotros somos el resultado de la lucha con nuestros más grandes temores, si los vencemos podemos establecer un piso pero la construcción del edificio hacia el éxito la debemos hacer asumiendo nuevos retos y poniendo más arriba las responsabilidades.

         Desde ya te invito a forzar los límites a los que estas acostumbrado a vivir, esos que puedan fortalecer tu vida, esos que te hagan decir: “Lo logré” eso que solo sentimos quienes nos arriesgamos a vivir una vida “fuera de la caja” pero con un plan bien diseñado. Allí radica la diferencia entre un emprendedor real.


         Por ultimo te invito a valorar los miedos que tienes, marcarte una nueva forma de asumirlo y darle espacio al emprendimiento, ese que probablemente te mueva todos los elementos que consideras “seguros” pero que finalmente no te van a conducir más que a una vida cómoda pero alejada de la brillante luz que desprenden el logro de los objetivos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres