Aprendiendo a soltar el pasado




Aprendiendo a soltar el pasado
¡Lo mejor está por venir!


    Los más grandes problemas de los seres humanos están relacionados cuando dejamos posada nuestra mirada exclusivamente hacia los únicos dos tiempos que no podemos manejar (pasado y futuro), allí comienzan nuestros grandes dolores, en esta oportunidad iniciaremos un camino para aprender a soltar uno de ellos: El pasado.

     El pasado está estrechamente ligado a un problema humano por excelencia madurar (aceptar las cosas tal cual son), por tanto, cuando algo ocurre muchas veces nos quedamos atascados por años en la posibilidad que todo sea diferente si en esa oportunidad tomábamos otra decisión.

     Para comprenderlo con claridad vamos a aceptarlo, aquellas decisiones, esa persona que no aprovechamos, esa oportunidad de trabajo que rechazamos, el día que no nos atrevimos a decirle lo que sentíamos, NO lo podemos modificar, esto es vital comprenderlo.

     Uno de los más grandes cuentistas latinoamericanos Jorge Luis Borges en su obra “Los inmortales” decía “Todo, entre los mortales, tiene el valor de lo irrecuperable”, y resalto la palabra Valor debido a lo maravilloso que significa tomar responsabilidad de las acciones u omisiones que hacemos a lo largo de nuestra vida, ello nos da la enorme oportunidad diaria de hacer mejor las cosas, de aprovechar las oportunidades que se nos presentan porque son únicas, y de aprender de los errores para evitar cometerlos en próximas circunstancias.

     El pasado no es un monstruo implacable, no es un juez de nuestras acciones, no es la eterna condena, es simplemente una fotografía de lo que fuimos, y es una experiencia que nos ayuda a valorar este momento presente, porque el presente es lo único que podemos modificar totalmente.

     Aprendamos a ver el pasado por lo que es: una simple película que nos muestra las consecuencias de nuestras acciones, nos deja ver las cosas que teníamos que aprender, el pasado muestra más cosas que las que pareciera limitar, pero de algo si debes estar completamente seguro el pasado NO va a volver, y eso es maravilloso porque vivir eternamente en el mismo punto seria la condena más grande a la creatividad humana.

     Para comenzar a aprender a soltar el pasado les recomiendo tres sencillos pasos:

1. Respira, conéctate con lo que Existe, dejar de ver el pasado como conductor de nuestra vida, veámoslo como referencia solamente.
2. Acepta el pasado y déjalo ir, aunque duela es mejor dejarlo que seguir sufriendo por lo que ya no existe.
3. Re-Ordena el pasado, crea un espacio dinámico convierte cada experiencia en una de satisfacción, alegría y amor, dejemos de dramatizar nuestra vida y aprovechemos lo que nos ocurre para crecer.

El pasado nos ayuda porque nos muestra una posibilidad que debemos aprovechar para crecer, es hora de soltar la aspiración de cambiar lo que ya paso y sembrar los cimientos en la construcción real y concreta de aquellos sueños que tenemos.
    
    

     

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres