El Vacio



El Vacío
Aquello que todos soñamos con llenar


     A veces por vanidad, otra por orgullo, quizás por una necesidad creada por otros o finalmente por una carencia personal, por diferentes vías todos queremos llenar aquello que nos hace falta, lo que consideramos tan importante que podemos poner todo lo demás en riesgo para conseguirlo, en esta oportunidad analizaremos El vacío.
    
     Como toda dualidad para poder examinar una parte debemos analizar ambas caras de la moneda, tratemos de configurar la palabra completud, cuando nos sentimos llenos nos invade una sensación de euforia, pero de inmediato surgen las dudas sobre lo que pasaría si ese logro lo perdiéramos, allí comienza una de las sensaciones que más evitamos pero que sentimos con fuerza toda la vida, al percibir que algo nos falta comenzamos a padecer.

     Entonces podríamos decir que el Vacío es una sensación que comenzamos a percibir cuando creemos que algo nos falta y que sin ello nuestra felicidad se ve seriamente comprometida, allí está el origen del sufrimiento, en esta oportunidad vamos a dar vuelta a esa sensación y transformarla en algo productivo.

     En psicología nos dicen que comenzamos a padecer cuando nuestra visión de la realidad no toma en cuenta todas las posibilidades y se concentra en un pequeño aspecto de ella, así limitamos solucionar o asimilar la situación.

     Para hacerlo más claro la realidad es todo lo que consideramos “Bueno” y lo que consideramos “Malo” incluso lo que no consideramos, porque cada percepción es una opinión, todo es importante, de lo “Malo” y “Bueno” se aprende mucho, el Vacio puede ser visto como algo que nos falta y sin ello no somos felices o lo podemos ver como un objetivo que lograrlo no es lo relevante, lo importante sería aprender de lo que ocurre.

     Pongamos algún ejemplo que ilustre una forma de transformar el Vacío en un objetivo, supongamos que ponemos todas nuestras esperanzas en una relación, creemos que esa felicidad que sentimos solo es posible mientras esa persona está a nuestro lado, ahora supongamos que por algo que hicimos esa persona deja de “Querernos” y se aparta de nuestra vida, allí podemos optar por sentirnos “Vacíos” deprimirnos, apartarnos del mundo e incluso negarnos a amar nuevamente o podemos ver esto que ocurrió como un objetivo, reconocer que cada persona es única, que pasamos tiempo con esa persona, aprendimos que existen reglas y podemos en una próxima relación poner en práctica todos estos aprendizajes o intentar reconquistar esta relación que “perdimos” en base a lo que comprendimos de esa situación.

     Cuando se habla de “Perdida” se coloca entre comillas porque en realidad nada perdemos, puesto que nada es nuestro, tenemos la idea egocéntrica que las cosas nos pertenecen, nada más alejado de la realidad.

     Les dejare unas frases para que trabajemos este tema en cada situación que nos ocurra de ahora en adelante y sintamos “Vacío”.
1. Nada nos pertenece pero todo se disfruta a plenitud.
2. Todo tiene su tiempo pero eso no significa que vamos a perder todos esos hermosos momentos que vivimos.
3. Pasar tiempo con alguien es maravilloso asumir su partida es fundamental para trabajar todos los días en mejorar la relación.
4. Transformar “Vacío” por objetivo hará productivo una sensación que nada tiene que ver con la realidad.


     La realidad puede ser “Dura” a veces, pero los calificativos los colocas tú, la realidad que no es más que las cosas que nos pasan y eso nos ayuda a crecer y madurar, vivamos con más intensidad cada una de las situaciones que nos ocurren y aprendamos a ver todas las posibilidades, en este hermoso mundo que parece tan aterrador existe más esperanza que caos, solo hace falta que reenfoques tu mirada, tienes todos los días una oportunidad nueva para hacerlo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres