Manejar la crisis





Manejar la crisis
En 3 pasos

     En el mundo actual parece que todo lo que vemos es una crisis, y lo es gracias a la enorme incapacidad que tenemos actualmente para ajustarnos a lo que el universo nos pide ¡Cambios!, el presente análisis se enfocará en ello.

     Les voy a sugerir un concepto para orientar este análisis, la crisis es igual a la consecuencia de lo que hacemos o dejamos de hacer, por tanto, la crisis que veo en parte es mi responsabilidad.

     Ciertamente no somos un gran empresario, o un presidente de un país para tener una enorme influencia, sin embargo, nuestras vidas son más fáciles de manejar, por tanto, ya es hora que tomemos control de ello en lugar de entregarle todo el poder a los otros.

     Vivimos un mundo interconectado, donde nos enteramos de todo lo que ocurre a distancias enormes lo que nos da una sensación de próxima víctima de lo que ocurrió en aquella región, pero la diferencia que les planteo hoy es que en lugar de ver aquello como una amenaza, lo veamos como la oportunidad de prepararnos mejor.

     A modo de ilustrar, si observamos que en algún país tienen una crisis económica tomemos ello como una referencia para invertir en algo productivo, si ocurrió un cambio climático en un lugar, tomemos esa referencia para crear conciencia y cuidar nuestro entorno, así nuestra ansiedad (Anticipación hacia algo que aún no ocurre) bajará y tomaremos control de nuestra vida.

     Al estar frente a una crisis social lo primero que se nos pasa por la mente es los “culpables” de la situación y la posibilidad que con alguna decisión que no se tomó, todo sería diferente, ahora les sugiero que en lugar de esta enorme pérdida de tiempo digamos “Ocurrió por alguna razón la cual también participe, colaborando con ello o desentendiéndome de la situación”.
    
     Salir de la crisis representa un reto en la vida, la crisis es una momento para rehacer los hábitos que nos llevaron a esa situación donde todos participamos, para ello les voy a indicar 3 pasos para abordarla con eficiencia.

     Primer paso, preguntarnos ¿Qué acciones realice que me llevaron a esto?, por ejemplo al engordar nosotros participamos activamente o nos descuidamos en reconocer que alimentos eran los adecuados para mantener la figura, en una sociedad pasa exactamente lo mismo, contribuyo activamente o me desentiendo hasta que me afecta.

     Reconocer las acciones nos llevará a aclarar el segundo paso, ¿Se puede modificar ya mismo?, y es que la inmediatez del mundo que vivimos pareciera sugerirnos que si engordamos 60 kg debemos bajarlos en 3 semanas lo cual es imposible hacerlo de manera saludable, entonces reconocer que todo tiene su tiempo hace que podamos crear un plan sensato para lograr nuestro objetivo.

     El tercer paso es buscar las herramientas para hacerlo, a veces creemos conocerlo todo y es la mayor falsedad, pongamos un poco de humildad frente a la crisis y utilicemos esto para conocer nuevas formas y sobre todo la decisión más importante, hacer los cambios necesarios.

     Pongamos el empeño necesario de utilizar la crisis global para realizar los cambios que nos pide el universo, para reencontrarnos con la esencia, disfrutar de las pequeñas cosas de la vida y sobre todo conocer, respetar y cuidar el hábitat donde estamos.

    
    




Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres