¿Qué hay dentro de ti?


¿Qué hay dentro de ti?

     En este hermoso transitar por esta vida, nos vemos envueltos en diversas situaciones, algunas de ellas son punto de partida para observar conductas que no pensábamos que teníamos, muchas veces nos cuestionamos por esas reacciones y emerge la pregunta de este análisis ¿Qué hay dentro de cada uno?.

     La psicología conductual con Skinner a la cabeza decían que dentro de nosotros no hay nada, tomando las ideas del filósofo Aristóteles al nacer somos una “Tabla rasa”, somos por tanto, presos de las circunstancias según esta teoría, en este análisis vamos a detallar al máximo el origen de estas ideas.

     Cuando decimos que somos una “Tabla rasa” que construye sus ideales, valores y acciones sociales de acuerdo a lo que digan los demás, a lo que marque la sociedad, tenemos la perfecta excusa para desvincularnos de nuestras acciones diarias, nadie quiere asumir responsabilidad de sus actos y que mejor escenario para ello que decir, la sociedad me moldea totalmente.
    
     En parte hay razón en las palabras de Skinner, Watson y Aristóteles, pero existen unos valores que vienen con cada persona al nacer, una especie de predisposición a ser bondadoso y sobre todo profundamente amoroso.

     En estos días estaba observando un experimento social donde se colocan a dos niños con dos platos frente a ellos completamente tapados, la persona les dice que los deja allí que coman lo que está en el plato, pese a todos los esfuerzos conductistas y aristotélicos por decir que somos seres creados por una determinada circunstancia, estos niños expresan un profundo amor al prójimo en sus acciones, el experimento consiste en que uno de esos niños no tiene comida en su plato, el otro niño al ver que tiene comida y su compañero no, sin pensarlo dos veces divide su comida y se la entrega, en todos los casos de este experimento el resultado fue el mismo.

     Entonces ¿Qué existe en nosotros?, ¿Una tendencia a la bondad, el compartir, y sobre todo a amar profundamente a los otros, o por el contrario somos seres egoístas que solo pensamos en la sobrevivencia del más apto?.

     Como me he referido en otros análisis, el ser humano a igual que la realidad somos duales, la realidad no es buena ni mala, simplemente ES, queda en nuestra percepción de oportunidad o amenaza trabajar esa realidad y que reporte en un aprendizaje efectivo.

     El ser humano no es solamente egoísta sino también bondadoso, pero en esencia al nacer, y de niños estamos conectados profundamente con la divinidad, este universo no es egoísta, es sumamente bondadoso, y cuando somos niños estamos íntimamente ligados a ello, cuando crecemos y comenzamos a tener deseos y estos son frustrados comienzan a salir aquellos elementos oscuros de nuestro ser como son: el egoísmo, el miedo, la venganza.

     Al igual que la realidad estos sentimientos no son buenos o malos, depende de cómo los trabajemos para hacer de ellos un aprendizaje efectivo, ser absolutamente bondadoso te trae inevitablemente consecuencias en tu vida, pero ser totalmente egoísta también, la primera propuesta que le entrego es: ACEPTESE.

     Nos hemos negado a conocernos desde tiempos primitivos, detrás de los estereotipos, los roles, y una serie de supuestos hemos intentado ocultar una realidad: Tenemos sentimientos, escuchar estos sentimientos hará que encontremos el equilibrio adecuado entre las fuerzas Amor-Temor, Bondad-Egoísmo, tal vez si comenzamos a cambiar estas palabras por otras más eficientes podré hacerme entender.

     A modo de ejemplificar somos seres profundamente amorosos, pero nuestro miedo a que nos hagan daño nos conduce a ser egoístas, por tanto, les propongo, cambiemos la palabra Egoísmo por amor propio, creemos que amor propio es egoísmo y no así, el amor propio nos hace poner límites y con ello estamos logrando tener autonomía, lo cual nos hará justos.

     El temor debemos sustituirlo por la necesidad de protección, si tenemos miedo olvidamos que todo miedo crea lo que teme, en cambio, necesidad de protección crea circunstancias saludables para el entendimiento.

     Aceptemos de una vez que somos seres duales, que tenemos ese amor romántico de salir a regalar amor a todo el mundo, pero que también queremos que nos abracen y nos aprecien, aceptemos que el miedo a caernos hará generar esa circunstancia, pero la necesidad de protección hará que tomemos las precauciones debidas para atrevernos a hacer aquello que aspiramos, aceptemos que tenemos deseos, pero también que muchas veces no vamos a poder realizarlos, pero que ninguna de estas representa nada, realizar o no el deseo no nos hace mejores personas, solo aprendiendo de lo que nos ocurre comprenderemos este hermoso misterio de estar vivo.

     Dentro de ti esta una chispa hermosa del amor, fuiste concebido en esta tierra bajo un gran milagro, eres el único sobreviviente de millones de espermatozoides que quisieron tener un cuerpo que ahora tienes, aprovecha, disfruta, ríe, ama profundamente lo que te pasa, aprovecha cada instante, porque en ello se sostiene nuestra estancia en la tierra, sostén solo los pensamientos creadores del amor, pero sin descuidar que eres un ser humano con necesidades.

     Lleva a cada persona que te encuentras lo mejor de ti, lo justo, lo bondadoso, haz solo tu parte en esta historia, no intentes hacer más, yo estoy haciendo mi parte en esta historia, recuerda que cuando todos hacemos solo nuestra parte de la historia, este universo se transforma.

     No tomemos la excusa de los otros para dejar de ser amorosos, recuerda que no existe circunstancia que no pueda ser transformada por el amor.

     Recuerda esto en ti reside el origen de todo, somos creadores de circunstancias, no veamos la vida como una amenaza veámosla como una oportunidad para sacar lo mejor de nosotros.

     Les deseo claridad en la mente y un corazón siempre dispuesto a amar


     Este post se lo dedico especialmente a mi querido amigo Julio Bevione, gracias por tanto.     

Comentarios

  1. ..."les deseo claridad en la mente y un corazón dispuesto a amar" F. Martínez. Es un maravilloso deseo y un ideal de vida. ¡Gracias! fue lo que más me gusto e interesa.
    Un dato John Locke es el filosofo de la tabula rasa o tabla rasa.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres