El enemigo




El enemigo

    Me decía un amigo alguna vez que la historia de la humanidad es la historia de la confrontación, que los grandes cambios se realizaron a partir de la confrontación con “El enemigo”, en esta oportunidad vamos a desentrañar este “Monstruo” creado por la humanidad.

     Desde nuestra tierna infancia nuestros padres comienzan a configurar nuestra vida, nacemos libres, llenos de amor por las cosas y por los otros, la intolerancia, la división, es impuesta por la sociedad y su canal regular son tus padres que sin saberlo reproducen un elemento socialmente aceptado.

     Entonces comenzamos a convertirnos en pequeños paranoicos, iniciamos con los “Enemigos” que nos fomentan nuestros padres y seguimos creando nuevos, es la intención de estas líneas desentrañar este “Monstruo”, la humanidad debe superar esta palabra que ha hecho mucho daño a la convivencia pacífica de los seres, es tiempo para esto.

     Una aclaratoria importante es que nuestros padres o la sociedad no fomentan esta idea con algún fin maquiavélico, es como dije al comienzo de este análisis la historia de la humanidad, hemos crecido con esa idea.

     Analicemos a profundidad nuestros “enemigos”, apártese un momento de la lectura y recree personas que para usted son sus “enemigos”, este ejercicio nos ayudará a comprender las siguientes líneas.

     Abordaremos en primer lugar “los enemigos” que yo considero una amenaza, es decir, “los enemigos” que Yo, mis padres o la sociedad me crean, si analizamos con detalle nos damos cuenta que nuestros “enemigos” tienen algo que se parece a nuestros temores, Jung decía que tememos a nuestra sombra y normalmente nosotros proyectamos en nuestros “enemigos” algo que somos, si pensamos con cabeza fría esa persona no nos ha hecho nada directamente yo decido proyectar en esa persona algo que temo ser o que soy en realidad.

     Para hacer más claro este “enemigo” vamos a ejemplificarlo, supongamos que decimos “Fulano es un incompetente, incapaz, y yo me declaro enemigo de ello” si lo analizamos con cuidado nos damos cuenta que no tiene sentido esta afirmación, si esa persona es incompetente y además es incapaz, YO supero su incapacidad al observar lo que esa persona es y no tratar de mejorarlo, si reconozco la falla en alguien más y no intento ayudarlo entonces estoy siendo doblemente incompetente.

      Muchos quizás en este momento estarán pensando cómo hacerlo, fórmulas mágicas no existen, cada persona y situación son únicas, ahora bien, debemos comenzar a ver a estas personas que nos hacen sentir rabia, molestia como seres humanos con dificultades para realizar su vida, sin hacer de esto un drama compasivo entender que los seres humanos están acabando con el lugar donde viven porque creen que para ser felices deben destruir a sus “enemigos”.

     Hemos pasado mucho tiempo pensando que los “enemigos” se combaten, ahora les plateo otro paradigma “los enemigos” se ayudan, les recuerdo la definición de “enemigo”: Toda persona que me produce molestia al observar su comportamiento.

     La molestia es mía, los problemas son de otro, si los combato con odio puedo correr el riesgo de convertirme en lo que combato, por ejemplo, supongamos que nuestro “Enemigo” es intolerante, y para combatir su intolerancia soy intolerante, ahora reflexionemos un poco, ¿No estamos convirtiéndonos en lo que odiamos?.

     Al odiar a quien odia, al maltratar a quien maltrata, al matar a quien mata ¿No estamos convirtiéndonos en nuestro enemigo?.

     Es importante destacar de nuevo que es muy fácil pensar que debo aportarles la fórmula mágica, pero como dije anteriormente no existe, pero lo que sí puedo dejarles en este análisis es someter a juicio nuestras actitudes.

     Todos nuestros “enemigos” padecen de un problema que no son capaces de reconocer, una de las cosas que comenzaría a configurar un cambio en la humanidad es precisamente tratar diferente a los otros, pero si eso no es posible, al menos dar el ejemplo con nuestra actitud diaria.

     Cuando yo me comporto con hidalguía, y no me dejo atrapar por el otro, estoy teniendo identidad propia, cuando creo en mis ideales y nada puede perturbarme, entonces estaré dando una gran lección.

     Al tratar a los otros con profundo respeto por sus pensamientos y actitudes, cuando no intento frenar sus pensamientos sino que intento comprenderlos estaré dejando de tener un “enemigo” y convertiré esta experiencia en algo que me dejará una gran lección.

     En segundo lugar tenemos esos “enemigos” que nos conseguimos en la vida, esas personas que se oponen a la forma como pensamos e incluso sabotean nuestras acciones, esas personas tienen un profundo miedo al cambio por eso nos atacan, nuestros “enemigos” exponen nuestros defectos y aciertos, entonces una persona sin “enemigos” seria alguien que no se ha atrevido a tener identidad propia, porque es inevitable que tengamos personas que proyecten algo en nosotros.

     Entonces para comprender este análisis que les invito a releer y comprender con calma es:

1. Todo “enemigo” creado por mi expone lo que soy o lo que tengo miedo de ser.
2. Todo “enemigo” creado por mí no debe ser combatido, debemos tratar de ayudarlo a mejorar, con ello, mejoraremos nosotros.
3. Todo “enemigo” a nuestras ideas o acciones expone mis defectos y virtudes, entonces que alguien se oponga a mí, me fortalece.
4. Si nadie se opone a mis ideas, entonces estas no son tan auténticas como creo.
5. El ejemplo ayuda a mejorar la humanidad, si quieres ver algo en el mundo comienza a serlo tú mismo.
6. Al actuar contrario a lo que son nuestros “enemigos” estamos fortaleciendo lo que somos, al combatirlo estoy convirtiéndome en lo que tanto odio.

“Ustedes han oído que se dijo: "Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo." Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en el cielo. Él hace que salga el sol sobre malos y buenos, y que llueva sobre justos e injustos. Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen eso hasta los recaudadores de impuestos? Y si saludan a sus hermanos solamente, ¿qué de más hacen ustedes? ¿Acaso no hacen esto hasta los gentiles?
Jesús de Nazaret

Les deseo claridad en la mente y un corazón siempre dispuesto a amar.
Fray

     

Comentarios

  1. hola colega excelente publicación, este es el deber de todos nosotros como trabajadores de la salud mental equilibrar con las emociones con buenas lecturas.

    ResponderEliminar
  2. Coincido con la colega; excelente reflexion!

    ResponderEliminar
  3. mejor imposible. " lo que es adentro es fuera "

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres