Orgullo





El orgullo
Esa palabra que todos pronuncian y pocos conocen

     En este hermoso recorrido que llamamos “Estar vivo” utilizamos frases, palabras, que no significan lo que creemos que significan, tal es el caso de Orgullo, nuestro análisis se va a concentrar en desentrañar el significado real de esta palabra y plantear alternativas para hablar con asertividad.

     Según la RAE Orgullo es: 1. m. Arrogancia, vanidad, exceso de estimación propia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas. Por tanto, cuando muchas personas dicen “Estoy orgulloso de…” en realidad están siendo arrogantes con nosotros e incluso vanidosos, nuestro interlocutor quizás no lo comprende pero el universo si comprende las palabras aunque estén empleadas inadecuadamente.

     Por eso no estaría bien hablar de Orgullo de ser latino, Orgullo gay, porque en realidad estas personas están excediendo la estima natural que pueden sentir por lo que son y se entabla con los otros una relación de desigualdad automática.

     La propuesta alternativa y que realmente se ajusta con lo que la frase “Estoy orgulloso de…” quieres decir es Satisfacer según la RAE es: 3. tr. Aquietar y sosegar las pasiones del ánimo. Hiciste una labor difícil en tu trabajo y finalmente cuando ves tu obra no debes sentirte orgulloso, porque la vanidad por lo que se hace conduce a “Creerse más”, pero si debes sentirte Satisfecho, tenías el problema, lo resolviste y listo se aquieta de nuevo tu ánimo y estas en PAZ.

     En Gestalt lo explican muy bien, en primer lugar estamos en paz, luego observamos algo o nos colocan una labor y pasamos de este estado de reposo a sentir que debemos o queremos hacer algo por modificar o solventar la situación, inmediatamente el famoso “Darse cuenta” donde vemos las mejores vías para resolver dicha situación, tras esto energetización donde nos cargamos de la suficiente voluntad para realizar la labor, a continuación viene la acción donde el individuo moviliza su cuerpo y mente en función de entrar en contacto con la realidad y resolverla, así se logra una vez resuelta volver a reposo o estar en paz.

     En nuestras conversaciones diarias no actuamos con la debida prudencia que merece sino que utilizamos las palabras que “Todo el mundo usa”, y con ello perdemos identidad, esto explica porque me va “tan mal” como a los otros, recordemos que si hacemos lo mismo siempre nos va a pasar lo mismo, debemos hacer de nuestra vida un foco de atención para los otros, no convertirnos en “uno más”.

     Pregúntate a diario de que cosas me siento Satisfecho, puede que hoy no sean muchas pero si de esas pocas te preguntaras ¿Cómo puedo hacer diferente esta labor?, nuestro mundo se empieza a cargar de buenas energías, tomamos control de lo que hacemos y decimos, no nos dejamos guiar ciegamente por lo que dicen los otros y finalmente nos sentimos en paz.

     Para cerrar este corto pero preciso articulo quisiera recomendarte tener estima por lo que se hace, valorar lo que se hace nos conduce al éxito porque se alinean nuestra voluntad con nuestra acción, pero cuando negamos la posibilidad de crecer y decimos “Estoy orgulloso de…” nos vemos en una necesidad de mantenernos en un status el cual no podremos mantener, la vida y las labores que en ella se efectúan son cambiantes, por ello adaptarse a nuevas realidades, sentirse satisfecho pero con el horizonte firme en mejorar te va a permitir adaptarte al entorno y mantener tu paz interior.

     En estos tiempos donde los “orgullos” nos conducen a la desunión planetaria, te invito a reflexionar sobre ello, cada vez más debemos ser tolerantes con los otros, sin que eso signifique renunciar a tus valores, recordemos que la madurez comienza cuando aceptamos a los otros tal cual son, si de verdad queremos cambiar al mundo lo primero es aceptarlo, así todo comenzará a brillar, muy agradecido estoy de que por unos minutos usted y yo entráramos en un contacto extraordinario que se realiza cuando me lees, estoy satisfecho por haber hecho este análisis pero tengo el norte en mejorar a diario mis labores, le deseo paz en el corazón y claridad en la mente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres