Dependencia





¿Dependencia, independencia o pareja?
La clave para una relación saludable

     Existe entre nosotros una serie de supuestos, frases construidas y palabras empleadas inadecuadamente que al ser analizadas con detalle nos damos cuenta lo equivocados que estamos, en esta oportunidad analizaremos nuestra relación con los otros, si existe Dependencia, independencia o pareja.


     El psicólogo estadounidense Noam Chomsky nos plantea en su gramática generativa la importancia de utilizar de manera asertiva las palabras debido a que estas tienen la cualidad de crear esquemas de pensamiento, en el caso que analizaremos en esta ocasión encaja perfectamente.


     Vamos a desglosar y analizar las 3 palabras por separado para luego establecer su uso y explicar cómo tener mayor asertividad a la hora de conectarnos e interactuar con nuestro entorno.

     Comenzaremos con Dependencia según la RAE significa: 1. f. Subordinación a un poder mayor. Tenemos la primera forma como nos conectamos e interactuamos con el mundo, cuando somos niños nuestra relación con nuestros padres es de Dependencia total, tanto física como emocional, creemos con firmeza que todo el mundo son nuestros padres, la casa donde vivimos con ellos, por ejemplo, se transforma en TODO nuestro mundo, esto genera una idea de cómo podrían ser las relaciones futuras.

     Si creemos en todo lo que nuestros padres piensan que “el mundo es”, estamos subordinados a sus deseos, a su “poder”, pero recordemos que nadie tiene poder sobre cómo pensamos excepto cuando nosotros se lo otorgamos, Dependencia nos hace inseguros, sin nada de voluntad, normalmente creyendo ciegamente en todo lo que digan los otros, bien sea nuestros padres, familiares, amigos, pareja o la sociedad.

     Cuando tenemos 12 años viene nuestra primera revolución, con causa o sin ella, donde comprendemos que nuestro mundo no es como lo pintan los otros y comenzamos a crearnos una idea propia, en este punto clave de nuestra vida utilizamos con mucha frecuencia la palabra Independencia, creemos que debemos separarnos del mundo, actuar con rebeldía total frente a todo tipo de leyes, lo cual nos lleva a una serie de consecuencias que no queremos que ocurran pero que son inevitables si actuamos totalmente con Independencia recordemos que vivimos en un mundo donde TODOS somos coparticipes, es por ello que debemos ajustarnos en muchas ocasiones a él.

     Existe la creencia en nuestro mundo que Independencia es sinónimo de felicidad, esta creencia se basa en la idea que si podemos tomar las decisiones que creemos son las mejores percibiremos sensación de control, sin embargo, olvidamos que somos una parte de un gran engranaje que es la humanidad, en ella todos estamos participando, no como seres aislados sino como engranajes que sin 1 de ellos sería imposible crecer.

     Cuando somos Independientes totalmente no tomamos en cuenta a nadie y eso es uno de los errores más grandes que podemos cometer, pensamos por ejemplo que “Sola estoy mejor” “Para que tener espos@, es mejor estar solo”, “yo hago lo que quiero cuando lo quiero y eso me hace feliz”, “Para que voy a tomar en cuenta a mis padres acaso ellos hicieron lo mismo conmigo”, estas frases es del común de muchas personas que creen ciegamente que la Independencia va a resolver sus vidas, lo cual a la larga sabrán que no es así.

     Les propongo querido lector que analicemos con mucho detalle esta palabra que les propongo en esta oportunidad, abra su mente un segundo, despójese de todos los supuestos en los cuales estamos involucrados socialmente, tener a los otros como semejantes es la clave hacerlos Pareja.

     Según la RAE Pareja es: 1. adj. Igual o semejante. Si comenzamos a ver a los otros como igual o semejante nos damos cuenta de manera instantánea que no son perfectos y nuestra expectativa sobre ellos cambia radicalmente, por ejemplo, sabemos cómo “deberían” ser nuestros padres, pero ¿Qué pasa cuando tenemos esa expectativa maravillosa y se rompe?, vienen los reclamos porque esta persona no se ajusta al “Deber ser”, ahora bien, si la hacemos Pareja con nosotros comenzaremos a verla diferente, con derecho al igual que tú a equivocarse.
     Si todos tenemos deberes y derechos por igual, si en lugar de pedir y pedir al mundo comenzamos a comprenderlo, nos damos cuenta que pese al rol social que jueguen los otros, también estoy YO para ayudarlos si considero están equivocados (es posible que el equivocado sea yo) esta relación con nuestro entorno comienza a cambiar radicalmente, porque vemos el inmenso potencial que tiene empezar a observarlos como Igual o semejante, en lugar de hacer “nuestra propia vida”, comenzaremos a educarnos en otra cualidad, hacer nuestra vida junto a los otros, aprendiendo y enseñando.

     Los orientales son muy sabios en este aspecto, ellos no luchan contra el mundo, participan con su parte en la historia y con calma se relacionan con los otros, no pierden su esencia pero se ajustan al entorno de una manera extraordinaria, nosotros los occidentales en cambio creemos que TODO debe cambiar para ser felices y olvidamos que la felicidad no está en las decisiones que tomemos sino en el disfrute por vivir.

     Desde este instante donde mágicamente nos conectamos con estas letras que con mucho gusto escribo hacia usted querido lector, comience a hacer este ejercicio a diario, ¿Cómo puedo comprender mejor a esta persona? ¿Estoy actuando con total independencia o viendo a los otros como pares?, es tiempo que entendamos que somos una gota de agua del mar que sin nosotros el mar (el entorno) no está completo, veamos a los otros con franqueza a los ojos sabiendo que no son perfectos, tampoco tienen porque serlo, sino que enseñando y aprendiendo todos juntos podemos hacer de esta humanidad la luz del universo, hable con los otros como Pareja, comience a quererlos, a comprenderlos, este mundo es amor puro solo que nosotros nos aislamos de esa idea, siguiendo al maestro Jesús: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”.

Muy agradecido estoy de habernos conectado un instante mágico espero haya despertado algunas ideas en ti, claridad en la mente y un corazón abierto para dar y recibir, Gracias!.

      

      

    
      

    

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres