La Resilencia





La Resilencia
Ese espíritu inmortal que emerge de las sombras

     Cuando somos pequeños, nuestros padres pueden cuidarnos de los “Peligros” del afuera que tanto temor a veces los mismos padres también nos infunden tener, nuestro análisis en esta oportunidad estará destinado a brindar una herramienta poderosa para superar la adversidad, Resilencia.

     Muchos son los autores que en diversas oportunidades han intentado definir Resilencia, la intención de este artículo no es tanto definir, como mostrar la manera de usarla en momentos de crisis por las que todos atravesamos en la vida.

     El concepto con el que vamos a trabajar en este análisis es el que nos brinda Grotberg (1995) “Capacidad del ser humano para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas e inclusive, ser transformados por ellas”.

     El elemento clave a superar cuando nos ocurre una adversidad es el factor Miedo, nos reduce y nos condena muchas veces a no hacer nada o creer que nada puede hacerse frente a la situación que representa un problema para quien lo padece, sin embargo, es allí donde la Resilencia tiene su razón de existir, si tomamos las ideas de Grotberg nos damos cuenta que la situación incómoda o difícil que estamos viviendo puede superarse e incluso puede usarse como un elemento que transforme nuestra vida por completo.

     A modo de ejemplificarlo, supongamos que somos muy despilfarradores con el dinero, cuando nos llega enseguida queremos derrochar, sin pensar en los gastos o deudas necesarias, las cuales no hacen sino acumularse hasta que finalmente ocurre “La crisis”, y lo coloco entre comillas porque “La crisis” no es más que la consecuencia natural de dejar pasar las advertencias que el universos nos coloca para darnos cuenta que debemos resolverlas.

     Supongamos en nuestro ejemplo anterior que nos quedamos sin dinero para la renta del sitio donde vivimos, que no tenemos donde vivir en lo inmediato y que el dueño de la casa está afuera sacándonos del sitio, a primera vista parece “La crisis”, pero como les decía en el párrafo anterior, es simplemente la consecuencia natural de dejar pasar, ahora este momento duro, donde no sabemos qué va a pasar puede acabarnos por completo o iniciar una transformación tan importante que el valor del dinero sea ahora más significativo que en tiempos anteriores y es allí donde el factor miedo debe superarse porque si cuando tenemos la dificultad somos arropados por el miedo de volver a ella nos va a conducir a la avaricia lo que a la larga también conduce a otra “Crisis”.

     La propuesta en esta oportunidad comienza con 3 pasos sencillos a la hora de afrontar “La crisis” que nos va a conducir a Resilencia en lugar de al Miedo.

     En nuestro ejercicio anterior tenemos la bancarrota y nos vamos a preguntar 1. ¿Qué acciones realice que me llevaron a este punto? 2. ¿Puedo modificarlo en lo inmediato, tengo alternativas YA? 3. ¿Cuáles herramientas poseo para solventar este problema, y si nos las poseo cuales debo crear en este momento?, respondamos con franqueza pero SIN MIEDO, para ejemplificar como actúa el miedo seria de esta forma: “Más nunca voy a pasar por esto” “Me juro que esta pobreza no la voy a tener jamás” “Ya vera esa señora cuando pase con mi carro, después que tenga bastante dinero”, el miedo busca venganza, solventar basándose en supuestos que “fortalecen” pero en realidad sobre-compensación lo cual nos conduce a otro problema.

     La Resilencia actúa diferente diríamos: 1. Lo que me llevo a este punto es que soy un derroche en el momento que percibo dinero, además no aprovecho mis talentos para crear más abundancia en mi vida. 2. Alternativas YA quizás no poseo pero si puedo empezar por buscar alternativas, el mundo no se acabó, solo me di cuenta que este camino que había tomado me llevo a una consecuencia que no quería. 3. Evidentemente herramientas no poseo, pero en este momento sin esperar un segundo más voy a pensar como rehacer mi vida, asumo la pobreza y la voy a disfrutar, así con cada moneda que me gane será aprovechada de otra manera, voy a apreciar lo que tengo y lo que paso, lo que pasa siempre es lo mejor.

     En este corto análisis vimos un ejemplo sencillo de cómo llevar a cabo la Resilencia, que estas líneas te sirvan de incentivo para iniciar tu camino hacia la transformación personal, es tiempo que te renueves, estamos en un período donde la Resilencia es el motor con el cual nuestras vidas comenzarán a cambiar, los invito a ajustar su vida con estas 3 preguntas: 1. ¿Qué acciones realice que me llevaron a este punto? 2. ¿Puedo modificarlo en lo inmediato, tengo alternativas YA? 3. ¿Cuáles herramientas poseo para solventar este problema, y si nos las poseo cuales debo crear en este momento?, les deseo claridad en la mente, y un corazón que sepa apreciar estas líneas tanto como yo aprecie el hecho de realizarlas, agradecido que me leyeras.  
    
    

Comentarios

Entradas populares de este blog

El valor de las mujeres